GRACIAS A TODOS LOS QUE SIGUIERON ESTE BLOG!!
IGUAL SEGUIRE PONIENDO COSAS. TODO LO QUE ENCUENTRE..NO TENGO MAS QUE AGRADECERLES A TODOS LOS QUE HICIERON POSIBLE QUE VIDAS ROBADAS LLEGARA AL FINAL..GRACIAS A TODOS!!
NO ME VOY.....SIGAMOS POR LA RECUPERACIÓN DE MARITA VERON!!! MONICA.
Google

Selecciona un idioma

por Solrac Korner

VIDAS ROBADAS

.

MIRA!!!

MIRA CASADOS CON HIJO POR TELEFE

sábado, 15 de noviembre de 2008

Brenda Gandini “Sueño con ser una chica Almodóvar”









Romántica

La rubia no está sola. Su pareja desde hace dos años es Ignacio Lecouna, productor de tevé. “Empezamos a salir en Verona, cuando grabábamos Romeo y Julieta. Soy muy romántica, pero no creo en el amor para toda la vida”.

Belleza


“Soy una persona normal en cuanto a la estética, la belleza. Uso algunas cremas, pero no soy fanática de las cirugías ni de ponerme cada producto que sale"

Lolas

“Me operé de las lolas porque sentía que me faltaba algo, y me veo mucho más sexy. Además, ahora que tengo más curvas puedo usar ropa con un buen escote, y me encanta”


Las Cardone


Daniela Cardone y su hija, Brenda Gandín, en un ejemplo de ADN perfecto. Admiralas.

“Entre nosotras no hay secretos”


Daniela Cardone y Brenda Gandini confiesan que entre ellas no hay secretos y hablan de todo: parejas, familia, trabajo, envidias, futuro...


Brenda Gandini

Tiene 22 años y, luego de operarse con Rolando Pisanú, ex marido de su madre, luce medidas exquisitas: 90-62-90.



Brenda Gandini
“Sueño con ser una chica Almodóvar”


A los 24 años, la hija de Daniela Cardone ya tiene nombre propio dentro de los medios argentinos. Acaba de concluir exitosamente su desempeño en Vidas robadas, donde jugó su primer papel dramático; ya firmó para actuar en el film Omisión; tiene muchísimas propuestas para el 2009 y la tentaron para trabajar en Europa. Conozca la intimidad de una chica que viaja a España para entrevistar a Pedro Almodóvar y probarse para la nueva película que va a realizar el director de La ley del deseo.



Yo quiero ser una chica Almodóvar/ como la Maura, como Victoria Abril/ un poco lista, un poquitín boba/ ir con Madonna en una limousine…”. Así tararea Brenda (24) los versos de Sabina cuando termina de posar para las fotos. Ya hace cuatro años que trabaja en la televisión sin parar. Acaba de concluir exitosamente su desempeño en Vidas robadas, donde jugó su primer papel comprometido. Un trabajo intenso junto a Soledad Silveyra y Facundo Arana, que le insumió doce horas diarias de grabación, pero la ayudó a creer que éste es el comienzo de su carrera.


“Ahora siento que tengo tiempo libre; puedo ser dueña de mis horas por unos días, para programar actividades que me ayuden a perfeccionarme como actriz”, dice mientras muestra su agenda. Allí, entre dibujitos y fechas, tiene marcadas de una manera especial sus clases de canto, baile y actuación. “Quiero ser mejor actriz cada día. Por eso, tengo estas horas señaladas como momentos importantísimos en mi semana”, dice la chica que vivió con Carlos Gandini, su papá, hasta los 18 años en Cipolletti, Río Negro, y después decidió emprender vuelo y venir a estudiar Administración de Empresas en Buenos Aires.


–De la provincia a la gran ciudad... ¿Fue brusco el cambio cuando te instalaste en la Capital?

–Sí. En Cipolletti crecí súper protegida por mi papá y su pareja. Allá nos conocíamos todos. Recién a los 16 años me dejó ir a bailar por primera vez, y se apareció en el boliche para ver qué hacía... ¡y me dieron ganas de matarlo! Papá me cuidaba mucho, y hoy se lo agradezco. En cambio, cuando me vine a vivir acá con mamá (Daniela Cardone) sentí que estaba libre, que podía salir todas las noches, y comencé a valorar la independencia. Pero después necesité vivir sola, y ellos me lo respetaron.

–¿No estabas cómoda viviendo con tu mamá?

–Quería tener mi espacio. Será porque nosotras, en vez de madre e hija, siempre fuimos amigas. Cuando decidí ser actriz ella me apoyó desde el primer momento. Podemos hablar de todo. Me aconseja sobre mis trabajos y también sobre cómo tratar a los hombres. Pero ser amiga de tu mamá no es lo ideal en la convivencia.

–¿Le reprochaste alguna vez que te dejara en Cipolletti cuando eras chiquita y no te llevara con ella?
–Nunca les reproché nada a mis padres, porque comprendí que ellos querían lo mejor para mí. Además, fui yo la que se quiso quedar con mi papá y mis amigos en Cipolletti.

–¿Cuánto te ayudó en tu carrera ser la hija de Daniela Cardone?
–Muchas veces me abrió puertas, pero otras sentí que tenía que demostrar todo el doble por ser “la hija de…”. Estoy orgullosa de mi mamá y de todas las cosas que logró como mujer.

–Pero no me digas que no tuviste ningún tipo de acomodo…

–No, nunca. Tuve que hacer casting para todo. Mis primeros pasos fueron como modelo. Después rendí pruebas para Floricienta, Chiquititas, Romeo y Julieta... Y para todas las cosas que realicé –hasta para Dirigime, la primera telenovela argentina realizada para Internet–, tuve que probar que podía. Nadie me regaló nada. Estoy súper enchufada con mi carrera y mi agencia –Chekka Buenos Aires– ya está evaluando qué propuesta voy a aceptar para el 2009.

–¿Cómo te sentiste interpretando tu primer papel dramático en Vidas robadas?

–Fue muy fuerte, porque contábamos el tema de la trata de personas. Gracias a la novela la gente se animó a denunciar más, y ya se encontraron más de doscientas chicas. Para hacer mi papel de esclava investigué mucho. Fue el desafío más grande que me tocó encarar en mi carrera, porque en las tiras adolescentes te diría que hacía de mí misma. Y esta vez fue distinto... Fue duro, pero tengo el mejor recuerdo. Además, este trabajo me abrió muchas puertas.


–Habláme de ellas...
–En España se están pasando Floricienta y Romeo y Julieta con mucho éxito. Y muy pronto viajo para allá, porque hay directores y productores que me quieren conocer. Mi mamá es una estrella para los españoles. Hasta ganó un reality. Pero yo quiero hacer cine.


–¿Y ser una chica del famoso director?

–¡Sí, totalmente! Cuando era chica quería ser como Madonna, ahora sueño con ser una chica Almodóvar. En unos días voy a volar a España para entrevistarme con varios directores de cine, entre ellos el gran Almodóvar. Y en enero, comienzo a filmar Omisión, con Germán Palacios, Juan Gil Navarro y Juana Viale.


–Ahora que ya abrimos las puertas del trabajo, ¿podemos abrir la de tu intimidad, y saber qué encontramos en tu heladera de soltera?

–Sí, abríla tranquilo: hay agua, gaseosas diet, cerveza fría, queso diet, yogur, muchos productos congelados, una porción de tarta, verduras, y nada más.

–¿Te cuidás mucho?

–No. Soy una persona normal en cuanto a la estética, la belleza. Uso algunas cremas, pero no soy fanática de las cirugías ni de ponerme cada producto que sale. La única cirugía que tengo es la de las lolas, que me la hizo hace un par de años Rolando Pisanú, el ex marido de mi mamá.

–¿Por qué te operaste?

–Sentía que me faltaba algo. Igual no tengo en exceso, ni tampoco me gusta ir por la vida mostrando mis lolas. Pero ahora me siento mucho más sexy. Además, como tengo más curvas puedo usar ropa con un buen escote, y me encanta.


–¿Estás en pareja?
–Sí, estoy de novia con Ignacio Lecouna (25) desde hace dos años. Nos conocimos cuando grabábamos Romeo y Julieta. El era el productor de la novela, y empezamos a salir en Verona, Italia. Soy romántica, pero aún me cuesta creer en el amor para toda la vida. Cada uno vive en su casa, aunque muchos días dormimos juntos.


–Y con los besos que te das en las novelas, ¿quién es más celoso: tu papá o tu novio?

–Ignacio conoce el medio, porque trabaja desde chico con Raúl, su papá, que también es productor. Aparte, nosotros no somos celosos como pareja. En cambio, papá es el hombre más celoso del mundo, y todavía le cuesta entender que los besos que doy en las novelas son de mentira…

Por Pablo Procopio. Fotos: Diego García

0 comentarios:

MIS VIDEOS EN DAILYMOTION

BUSCA TU VIDEO!

GUARDA CON ESTA BRUJA!!.. ES BUENA..CREO..

CONOCE TU FUTURO...

Cámara


FEEDJIT Live Traffic Map